FORO ANTITOTALITARIO
Languages

Represión e impunidad

Represión e impunidad
Wednesday, June 15, 2011 | Por René Gómez Manzano

LA HABANA, Cuba, junio (www.cubanet.org) – En días recientes, la prensa
cubana se ha hecho eco de la represión ejercida por agentes policiales
en el Viejo Continente, en particular contra los grupos que expresan su
inconformidad con el statu quo mediante grandes sentadas, cuyos
participantes han recibido la curiosa denominación de indignados.

Los colegas oficialistas no se molestan en explicar que la violencia se
ha desatado cuando los manifestantes, tras advertírseles que se
mantuviesen dentro de determinados límites de espacio, los han
quebrantado de manera deliberada, acción que ha merecido la respuesta
contundente de la fuerza pública.

Las imágenes más difundidas en los últimos días son las de los agentes
blandiendo sus porras frente a los indignados y descargándolas sobre los
cuerpos de los más díscolos. Lo que más nos llama la atención a los
cubanos de hoy es que, en esas fotos y videos, los gendarmes actúan -si
se me permite la expresión- "a uniforme descubierto".

Esa actuación abierta nos resulta curiosa porque en nuestra Cubita bella
no suele suceder lo mismo. La liturgia comunista prefiere que la policía
no intervenga en la represión de los descontentos con el sistema; los
castristas han optado por dejar esa ingrata tarea a "las masas
indignadas", herederas de la tristemente célebre "porra" machadista.

Con ese fin organizan en los centros de trabajo las llamadas "brigadas
de respuesta rápida", movilizan con rapidez a los gobiernistas que se
encuentren cerca del lugar de los hechos o, llegado el caso, asignan
ómnibus especiales para trasladar a esa tropa de choque allí donde se
necesitan sus repudiables servicios.

Todos van vestidos de civil, aunque entre ellos no faltan los jefes que
pertenecen inevitablemente a la policía política, quienes imparten las
órdenes pertinentes y canalizan de diversos modos la supuesta
"indignación ciudadana" que, lejos de ser espontánea, comienza, se
exacerba y termina al conjuro de consignas.

Según informaciones recientes, otros de los llamados "actos de repudio"
se preparan ahora contra grupos de opositores villaclareños que se
aprestan a concurrir ante las autoridades provinciales para reclamar el
esclarecimiento de la muerte de Juan Wilfredo Soto García a raíz de una
golpiza policial en el parque Vidal de Santa Clara.

Seguramente las demandas de ese género se intensificarán ahora que,
felizmente, el denodado líder disidente Guillermo Fariñas, a instancias
de un grupo de destacados presos políticos recién liberados, ha decidido
cesar la huelga de hambre y sed que inició para reclamar la
investigación de la muerte de Juan Wilfredo.

Comentaba jocosamente el fraterno Coco, Premio Sájarov de 2010 otorgado
por el Parlamento Europeo, que sus hermanos del Grupo de los 75 lo
habían hecho objeto de "un chantaje". Fariñas consistió en el anuncio de
que, si él no cesaba la protesta, sus emplazadores -muchos de ellos
seriamente enfermos- se unirían a ella.

¡Felicitaciones a estos valerosos compatriotas que lograron que Fariñas
desistiese de su huelga! ¡Congratulaciones también al destacado
psicólogo y ex preso político por haber escuchado los ruegos de esos y
otros hermanos de empeños!

La lucha por el esclarecimiento de la cruel muerte de Soto García acaba
de empezar. Ella necesita del concurso de todos sus hermanos de lucha,
comenzando por el mismo Coco, que no sólo era jefe del occiso en el
Frente Antitotalitario Unido (FANTU), sino también su amigo personal de
toda la vida. ¡Que no piensen sus asesinos que quedarán impunes!

http://www.cubanet.org/articulos/represion-e-impunidad/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *