FORO ANTITOTALITARIO
Languages

Guillermo Fariñas Hernández

Publicado el martes, 07.30.13

Guillermo Fariñas Hernández

NICOLASPEREZ

Su abuelo paterno Benito era un carabalí de piel negra como el ónix que

había llegado a Cuba desde la Costa de Calabar, al sur de Nigeria,

famosa por el carácter indómito de sus pobladores. Su padre se casó con

una mulata clara hermosísima.. Y el primer acto de disidencia de

Guillermo fue contra la piel de sus ancestros. Cuentan que cuando recién

nacido lo vio su abuelo Don Benito, chasqueó la lengua y farfulló algo

molesto: "Es un Coco, el primer Fariñas que es un Coco". Y el nombrete

se le pegó como una lapa.

Ortega y Gasset dijo que una generación no dura más de quince años. En

1962 fui a parar de cabeza a las cárceles castristas y ese mismo año

nació Guillermo. Nos separan generación y media y es lógico que personas

de mi época no lo entiendan.

Porque su vida como las monedas tiene dos caras. Una: combatió en la

guerra de Angola donde recibió dos heridas y perteneció a la Juventud

Comunista hasta que fue expulsado en 1989 al protestar por el

fusilamiento de Arnaldo Ochoa. La otra cara: ha sido encarcelado tres

veces, cumplido once años de prisión y participado en 24 huelgas de

hambre donde se le dice al enemigo: "O cedes a mis reclamos o tienes que

dejarme morir". En la más letal de sus huelgas, que duró 18 meses, tomó

alimento líquido. Pero su salud está deteriorada, sabe que la próxima

apuesta de su rebeldía congénita le puede costar la vida, pero tiene

vocación de mártir, y me confiesa que no va a buscar otra huelga

gratuitamente pero tampoco la esquivará.

Aunque El Coco confía en todo anticastrista auténtico, un segmento de

este exilio desconfía de él aunque lo admira y respeta. Para el mundo

occidental, sin nuestras heridas es un héroe y ha sido galardonado con

el premio Sájarov a la libertad de conciencia.

Me acerqué al Coco despacio, en puntillas, para lograr una conexión

espiritual y encontré a alguien que practica lo que predica, humilde,

culto, sereno, que dice en Miami lo que ha gritado en Cuba a los cuatro

vientos, y tiene una claridad meridiana en sus objetivos de lucha.

Está convencido, como Lech Walesa, el hombre que más lo ha impresionado

en su viaje, de que la situación cubana puede precipitarse de un momento

a otro, y me dice que ya el castrismo prepara cuidadosamente su propia

transición impartiendo seminarios a los oficiales del MINFAR para

cambiar su actual mentalidad neoestalinista por una nueva que ellos

denominan "putinismo", en alusión al presidente ruso Vladimir Putin.

Una vez desaparecidos los Castro y para que el castrismo sobreviva

piensa El Coco que el gobierno planea iniciar conversaciones con una

disidencia falsa para ganar tiempo, formada por grupos cercanos al

cardenal Jaime Ortega, ex funcionarios y académicos y figuras

relevantes, que van a aceptar dos cosas muy peligrosas: conversar sin

recibir nada a cambio y permitir que sea el gobierno y no la oposición

el que domine la agenda de la transición.

Por eso, me dijo, la Unión Patriótica Cubana (UNPACU) persigue los

siguientes objetivos: Lograr la unidad de la oposición interna sin que

exista un líder único para evitar las manifestaciones caudillistas.

Nacionalizar el conflicto para que de Pinar del Río a Oriente se

realicen acciones de protesta cívicas conjuntas no violentas. Convertir

a UNPACU en una organización de masas. Ser la principal fuerza opositora

para descarrilar cualquier transición espuria. Y lograr que el exilio y

la oposición interna tengan las mismas exigencias, que en el caso de su

organización son cinco:

• La libertad incondicional de todos los presos políticos.

• Que en Cuba se cumpla en la práctica con la Declaración Universal de

Derechos Humanos en sus treinta puntos.

• Que el gobierno permita la libertad de información y el internet en

todos los hogares cubanos a precios módicos, y también existan medios

alternativos de prensa prescribiendo que la libertad de opinión sea un

delito.

• Que puedan crearse partidos políticos democráticos.

• Todos los cubanos, residan donde residan, tienen derecho a participar

en la reconstrucción de Cuba desde el punto de vista político,

económico, social y cultural.

Sin estos cinco puntos mínimos satisfechos jamás UNPACU se sentará a

dialogar sobre una transición con los herederos de Fidel y Raúl Castro.

Una anécdota que lo retrata, cuando en FIU le preguntaron si no se

arrepentía de haber ido a Angola respondió que ahí sus sentimientos

estaban divididos, porque por una parte reconocía que había sido un

mercenario del Imperio Soviético, y por otra, se sentía orgulloso de

haber luchado contra el apartheid sudafricano.

¿Un error de juventud?, muy posible, pero en el caso cubano por acción u

omisión todos hemos cometido errores, y (Juan 8:2-11) dice: "El que esté

libre de pecado, que tire la primera piedra".

Nicop32000@yahoo.com

Source: "NICOLAS PEREZ: Guillermo Fariñas Hernández – Opinión –

ElNuevoHerald.com" –

http://www.elnuevoherald.com/2013/07/30/1533625/nicolas-perez-guillermo-farinas.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *