FORO ANTITOTALITARIO
Languages

De la guerra fría a la guerra sucia

De la guerra fría a la guerra sucia
– El Gobierno cubano eleva el tono contra la oposición, en vísperas de
la cumbre de Panamá
– Descalifica a los disidentes que participan en el Foro sobre Sociedad
Civil de la OEA
GINA MONTANER Actualizado: 07/04/2015 03:51 horas

A medida que se aproxima el comienzo de la VII Cumbre de las Américas,
el Gobierno cubano eleva el tono contra la oposición democrática. A
nadie debe extrañarle este agravio del régimen castrista a la vez que
Estados Unidos hace lo contrario, con el ánimo de llegar a Panamá con la
fiesta en paz.

Es posible que de un momento a otro el Gobierno de Obama anuncie que
Cuba ha sido eliminada de la lista de países patrocinadores del
terrorismo, y muy pronto será una realidad la reapertura de embajadas.
Pero, sin duda, la mayor brecha entre ambos países es la cuestión de los
derechos humanos. Una cosa es que los turistas estadounidenses acaben
por tomar los resorts en la isla y otra muy distinta es que la oposición
cubana consiga cobrar fuerza.

A pocos días de que en el Centro de Convenciones de Atlapa se inaugure
el Foro sobre Sociedad Civil bajo el auspicio de la Organización de
Estados Americanos (OEA), los órganos oficiosos del Gobierno cubano han
sacado su acostumbrada artillería para descalificar a los disidentes que
coincidirán con grupos vinculados al castrismo. O sea, en el mismo
recinto se encontrarán conocidos opositores como Guillermo Fariñas,
Manuel Cuesta Morúa, Elizardo Sánchez, Eliecer Ávila o Berta Soler, con
representantes del oficialismo como la Federación de Mujeres Cubanas o
los Comités de Defensa de la Revolución (CDR), que han sido los SS de la
revolución cubana desde hace casi sesenta años. Llama la atención que
unas semanas antes del inicio de la Cumbre eligieran al joven Elián
González, poster boy del régimen, líder juvenil de estas agrupaciones
vecinales que vigilan a los ciudadanos.

Es verdad que el gobierno de Panamá insiste en que la Cumbre no debe
convertirse en un equilátero para medir fuerzas y la secretaria adjunta
para el Hemisferio Occidental, Roberta Jacobson, asegura que no habrá
cabida para circos con el gobierno de Nicolás Maduro y sus aliados del
bloque del ALBA. Sin embargo, desde ya el Gobierno cubano se prepara,
sino para la guerra fría, sí para la guerra sucia, esclavo de una vieja
tradición que incluye actos de repudio.

Basta con leer ‘Prensa Latina’ y CubaDebate, dos medios al servicio del
régimen. El primero tacha de “conspiración” la presencia en Panamá de
los opositores y el segundo descalifica el foro por otorgar
“credenciales a personajes de distintos grupúsculos antigubernamentales
cubanos y venezolanos”. Además, el ex ministro de cultura Abel Prieto ha
arengado a las organizaciones progubernamentales que viajarán a Panamá:
“Deben estar muy bien preparados, pues van a encontrar un escenario
lastrado que tiene que ver con los años de calumnias de que en nuestro
país el Estado lo controla todo, que no existe espacio para ningún tipo
de sociedad civil.”

El señor Prieto se refiere, por ejemplo, a la intención de un grupo de
opositores de proponer en Panamá una nueva ley electoral y otra de
asociación y partidos políticos. En el foro que les dará el espacio que
se les niega en su país, la oposición cubana buscará resquicios para
alzar su voz.

Lamentablemente, el encuentro entre Obama y Raúl Castro, con más
teatralidad que sustancia, o el show que pueda montar Maduro con su saco
de firmas en contra de las sanciones de Washington, pueden eclipsar lo
verdaderamente importante de este encuentro: la presencia de disidentes
cubanos y venezolanos en un santuario de libertad antes de retornar al
encierro. Ojalá que el ruido y la furia no los silencien en Panamá.

Source: De la guerra fría a la guerra sucia | internacional | EL MUNDO –
http://www.elmundo.es/internacional/2015/04/07/552295d5e2704ead188b4579.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *