FORO ANTITOTALITARIO
Languages

Matilde vende tarjetas para poder pagar sus medicamentos

Matilde vende tarjetas para poder pagar sus medicamentos
“Esto lo hago para juntar un dinerito, ya que un pequeño frasco me
cuesta cinco dólares y yo solo recibo alrededor de 10 dólares al mes por
la pensión de mi difunto esposo”
jueves, mayo 21, 2015 | RCCC

LA HABANA, Cuba. – En la cafetería del Centro Comercial Carlos III mi
vista se detuvo en una señora de avanzada edad que se auxiliaba de un
bastón para caminar, con limpieza en sus ropas, pero lentitud en los
movimientos. Se desplazaba de mesa en mesa para -en voz baja- proponer a
los clientes del lugar la mercancía que vendía, consistente en tarjetas
de recargas para celulares de 5 CUC.

Mi acompañante y yo nos acercamos de inmediato a la anciana, le
preguntamos su nombre y el porqué de su trabajo, cuando debería de estar
en su casa descansando por su avanzada edad. La respuesta de Matilde
Méndez Alemán no se hizo esperar: “Esto lo hago para juntar un dinerito
y poder comprarme las medicinas para mi padecimiento (pancreatitis
aguda), ya que un pequeño frasco me cuesta cinco dólares y yo solo
recibo alrededor de 10 dólares al mes por la pensión de mi difunto
esposo”. Al ver nuestro interés nos dio su dirección y acordamos hacerle
una visita a su hogar.

A los pocos días me presenté en casa de la anciana, en el municipio
Centro Habana.

De inmediato me reconoció y me invito a pasar, me ofreció un vaso de
agua y comenzamos el diálogo. Matilde tiene 79 años de edad y realiza
tales labores a escondidas de su hija, la cual es su actual tutora.

Matilde contó que fue estafada por un oficial del Ministerio del
Interior con grado de teniente coronel, nombrado Ángel Rodríguez
Ledesma, el cual se auxilió de una delincuente que se dedicaba al
negocio de compra venta de viviendas, nombrada Walkiria Mesa Rodríguez.

Este oficial, tiene entendido Matilde que falleció, pero se quedó con su
casa en la calle Mayía Rodríguez en la Víbora, municipio 10 de Octubre.
Dado su rango militar, utilizó funcionarios de la vivienda, abogados y
notarios corruptos para cometer el fraude. Así como también intervino su
hijo que se desempeñaba en aquel momento como gerente del Restaurant
Turquino del Hotel Habana Libre, y que con posterioridad abandonó el país.

Al perder su vivienda, ella cayó en una profunda depresión, porque era
una herencia para su hija, y ahora tienen que estar hacinados en un
pequeño apartamento. La única salida que tiene a su triste situación es
vender tarjetas de recarga, pues la pensión que recibe no le alcanza
para combatir con medicamentos los males que padece.

Según un artículo publicado el 12 de mayo, en el oficialista periódico
Granma, escrito por los corresponsales Lissandra Fariñas Acosta y Lauren
Céspedes Hernández, la población cubana envejece de manera apresurada.
Hoy las estadísticas oficiales, sitúan este estrato en un 19 % en ambos
sexos, y para el 2030 se estima que haya un aumento hasta el 30%. Pero
para ellos no hay solución, porque se puede ver en las calles ancianos
marginados realizando labores no acorde con su edad e incluso pidiendo
limosnas en centros comerciales para subsistir a la miseria que viven.

Unos 10 dólares al mes son una pensión simbólica como pago por los
tantos años que han tenido que mantener una obediencia sumisa. Es en
verdad una traición a los cubanos de la tercera edad.

(Jorge Bello Domínguez)

Source: Matilde vende tarjetas para poder pagar sus medicamentos |
Cubanet –
http://www.cubanet.org/mas-noticias/matilde-vende-tarjetas-para-poder-pagar-sus-medicamentos/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *